miércoles, 11 de enero de 2017

Un murciélago peculiar

Hola a tod@s :

Siempre que hablo de nuestros queridos murciélagos la primera norma que recalco de sobremanera es que todos los murciélagos de la Península Ibérica y por ende de Europa son insectívoros.

Sin embargo una de nuestra especies, si bien también es insectívora, se sale un poco de esta dieta. Hablo del Nóctulo Grande (Nyctalus lasiopterus).

Es el murciélago más grande de Europa, sus 50 cm. ente puntas de las alas no es superado por ninguna otra especie de nuestro continente y nos puede dar una idea la envergadura de éste.

 


Nóctulo Grande (Nyctalus lasiopterus)



Es cazador de vuelo rápido y de campeo a grandes alturas para sus capturas. Sale de su refugio nocturno (utilizado para su descanso entre momentos de caza y que habitualmente suele ser un agujero ejecutado por algún pícido en un roble viejo, castaño o árbol de semejantes características, ya que es una especie exclusivamente forestal que busca su hábitat en bosques maduros con árboles viejos y de troncos gruesos y fisurados) antes de que las últimas luces de día hayan desaparecido con un vuelo rápido y potente llegando a alcanzar unos 2.000 mts. de alto para capturar principalmente grandes coleópteros y mariposas nocturnas.
 
Pero hay otra especialidad en su cadena alimenticia, ya que también caza y devora pequeñas aves (petirrojos, mosquiteros, ... ) siendo la única especie europea que lo hace. Fueron los italianos los primeros en conocer esta peculiaridad alimenticia al analizar sus excrementos y encontrar restos de plumas y otras partes de los pájaros devorados, lo que les llevó a pensar que éstos eran capturados esporádicamente por los Nóctulos Grandes en cajas nido o mientras dormían.
 
En estudios posteriores se pudo observar que estas pequeñas aves eran cazadas y devoradas por los Nóctulos principalmente en pleno vuelo, siendo las épocas de paso prenupcial (de marzo a abril) y postnupcial (de agosto a noviembre) las más aprovechadas por estos extraordinarios quirópteros para su captura. Se comprueba que al menos el 70% de las heces de Nóctulo Grande analizadas en ambos períodos de paso contenían restos de pequeñas aves.



Imagen que me cede MUR Asociación Naturalista (de la mano de Raul Molleda
e Isidoro Fombellida) que muestra la apertura maxilar que tiene un Nóctulo
Grande que han capturado para su análisis y datación. Más o menos dicha
apertura tiene un diámetro de dimensiones semejantes a medio dedo  pulgar humano.



Ahora se plantea una cuestión ... ¿cómo devoran a estas pequeñas aves en el aire?. Supuestamente el Nóctulo captura a éstas envolviéndolas con sus alas y su uropatagio (membrana de la cola) y mientras se precipita al suelo en "caída libre" con el ave agarrada consume rápidamente las partes más carnosas del pájaro (principamente los músculos pectorales) gracias a su afilada dentadura y fuerza mandibular. Dada la altura a la que suele cazar tiene un buen intervalo de tiempo hasta llegar a una altura del suelo que considera prudente soltando lo que reste del ave capturada e izando de nuevo el vuelo hasta retomar la oportuna altura habitual a la captura de nuevas presas.
 
En el estudio de este mundo de los murciélagos tan solo se ha llegado a la punta del iceberg y todavía hoy por hoy depara intersantísimas sorpresas para especialistas investigadores de esta familia o para cualquier amante de la Naturaleza.
 
Quiero agradecer a MUR Asociación Naturalista, en concreto a Raúl Molleda e Isidoro Fombellida (almas de la asociación y a la cual pertenezco desde hace poco), la información que me aportan de los estudios que realizan de las diferentes especies de quirópteros de Cantabria, estudios avalados por el Centro Biológico de Doñana que hacen que esta asociación sea sin duda la vanguardia y referencia de los estudios sobre murciélagos en nuestra región.
 
 
Un saludo y gracias por seguir mi blog.



sábado, 7 de enero de 2017

Comiendo Sulas

Hola a tod@s :

Primera entrada en mi blog de este años 2017.

Estos días navideños no he tenido la oportunidad de pajarear mucho, la verdad, pero en las salidas que he tenido por los dos principales estuarios de la región me ha llamado la atención los abundantes cardúmenes de Sula que he podido observar.

La Sula, como la conocemos por estos lares del Cantábrico, o Pejerrey es un pez de pequeño/mediano tamaño alargado y plateado. Son muchas las especies de Pejerrey que habitan los diferentes mares del mundo.

En nuestras bahías cantábricas tenemos al Atherina presbyter, de un tamaño que oscila entre los 11 y 13 cm. (nunca superior a los 16 cm.) que forma grandes bancos en lugares no muy profundos de aguas tranquilas y preferiblemente con fondo arenoso donde busca crustáceos planctónicos y huevos y larvas de peces para alimentarse. Las bahías y estuarios son su hábitat por excelencia.   



Sula (Atherina presbyter)



Estos bancos de peces atraen a diferentes especies de peces más grandes y de aves para los que son una abundante fuente de alimentación. La Sula, por ejemplo, es uno de los principales alimentos de la Lubina (Dicentrarchus labrax); tal es así que los pescadores, sabiendo que la Lubina comparte el mismo hábitat y sigue a estos cardúmenes casi constantemente, capturan a la Sula para emplearla como cebo vivo ensartándola en sus anzuelos para su pesca.  

También es un pez bastante apreciado en nuestra gastronomía por su carne blanca y fina. Me remonto a mi niñez en la Bahía de Santander cuando en ensenadas y espigones se ponían los Suleros, pescadores de Sulas con reteles (retel : aro metálico que enmarca a una red más o menos tupida en forma de bolsa para la captura de peces y crustáceos) de unos dos metros de diámetro y que necesitaban de una polea para poder subirlos o manejarlos. Macizaban con pescado y crustáceos machacados y mezclados con arena para atraer a estos cardúmenes a sus redes y cuando lo creían oportuno izaban su retel con más o menos ejemplares capturados que iban a parar a una cesta de mimbre cuyo contenido posteriormente venderían en bares o pescaderías ... era una forma de ganarse la vida que ya ha desaparecido y a la que han dedicado un monumento en Santoña que los visitantes pueden ver en un espigón cercano a su plaza de toros.



 Monumento al Sulero, en Santoña



Estos bancos de Sula también atraen como alimento a numerosas aves de entornos de estuarios. Me dí una vuelta por el Puerto de Santoña una soleada tarde antes de que terminara el año y en su bocana observé entre otras a tres atrayentes especies entre nuestro mundo de observadores o fotógrafos dando buena cuenta de estos cardúmenes que con abundancia de individuos se están moviendo estos días por estas tranquilas aguas.

Posiblemente el más llamativo es el ejemplar juvenil de Colimbo Artico (Gavia arctica) que lleva en la zona varios días. Más pequeño y estilizado que su primo el Grande estaba siendo la atracción principal entre los ornitólogos que allí nos dimos cita .







Colimbo Artico (Gavia arctica). Rasgo muy llamativo, el panel blanco que muestra
en los flancos de su popa cuando nada




El Colimbo Artico estuvo en todo momento persiguiendo a los bancos
de Sula que había en la zona del puerto.



Junto con el Artico había al menos tres ejemplares de Colimbo Grande (Gavia immer) en los mismos quehaceres que su primo más pequeño, aunque estos se mostraban menos activos y frenéticos que éste.





Colimbo Grande (Gavia immer)



Aproveche el momento en el que el Colimbo Artico (izda.) y uno de los Grandes (dcha.)
coincidieron más o menos juntos para tomar esta imagen, donde se puede apreciar
más o menos el tamaño y algún rasgo fisonómico entre uno y otro



También la dos especies de cormorán que habitan en este entorno daban buena cuenta de estos bancos de Sula. 

Al menos veinte Cormoranes Grandes (Phalacrocorax carbo) nos brindaban el espectáculo de la pesca en grupo acorralando a estos bancos en aguas más cómodas para su captura.

Dos ejemplares de Cormorán Moñudo (Phalacrocorax aristotelis) también capturaban Sulas, pero de manera más selectiva y solitaria que sus primos. La claridad que presentaba el mar me permitió observar en varias ocasiones como los Moñudos perseguían a las Sulas debajo del agua, otro de los extraordinarios espectáculos que la Naturaleza nos brinda.





Cormoranes Moñudos



Un saludo a tod@s y gracias por visitar mi blog.