sábado, 27 de agosto de 2016

Delta del Ebro, extraordinario en cualquier época


Hola a tod@s :

Después de unas cuantas semanas sin poner nada en el blog dado que el tiempo en menesteres varios no me cunde lanzo esta crónica de una mañana transcurrida en el Delta del Ebro con mi familia, un lugar que nunca defrauda al visitante observador o fotógrafo de aves y eso que de las cinco veces que he estado en este lugar ninguna ha coincidido con los períodos fuertes que al parecer son Abril-Mayo y Septiembre-Octubre.

Es verano, finales de Julio. Movimiento principalmente de especies que han criado en este extraordinario humedal o atisbos de lo que en un mes o así será el paso post nupcial.

Es una visita rápida, de una mañana. El calor es infernal ... Entramos por Sant Carles de la Rápita y seguimos por la carretera que pasa por el Poble Nou del Delta hasta L' Eucaliptus deteniéndonos en la laguna de La Tancada, parada obligatoria para observación. Algunos limícolas campean por los lodos de esta laguna, destacando la presencia de juveniles de Chorlitejo Patinegro (Charadrius alexandrinus) y de varios ejemplares de Vuelvepiedras (Arenaria interpres) con diferentes fases de pluma.




Un ejemplar de Andarríos Chico (Actitis hypoleucos) merodeaba por La Tancada





Un grupo de Vuelvepiedras con diferentes fases de pluma. Mi especial
interés por el macho de la foto inferior aun con plumaje estival.






Juveniles de Chorlitejo Patinegro (Charadrius alexandrinos), una limícola que no
estoy muy habituado a ver. De pasos muy esporádicos por los intermareales de Cantabria






Juvenil de Cigüeñuela Común (Himantopus himantopus) en vuelo sobre La Tancada





Adulto de Archibebe Común (Tringa totanus) conservando aun su plumaje veraniego.
Laguna de La Tancada




Los Estérnidos o Charranes también dieron mucho juego en esta salida por el Delta. Observamos un buen número de tres especies en concreto.

El más prolífico sin duda era el Charrán Común (Sterna hirundo) en la laguna de Riet Vell, donde por esas fechas de últimos de Julio aun había muchos pollos saliendo adelante con la ayuda de sus progenitores. 







Charranes Comunes en la laguna del Riet Vell



En todo el trayecto efectuado también observamos numerosos ejemplares de Fumarel Cariblanco (Chlidonias hybridus), principalmente en los arrozales y las acequias que bordean éstos, con un volar dejado que me recordaba un poco al de los Milanos sobre los caminos o carreteras y roto repentinamente por un picado a la caza de algún pececillo o larva.





Fumarel Cariblanco



Mi primer contacto con el Charrancito Común (Sternula albifrons), el más pequeño de nuestros charranes. Un grupo de ellos en La Tancada ponían la nota de alboroto en la zona lanzando continuamente sus chirriantes reclamos sin parar.



Charrancitos comunes descansando en una de las isletas de La Tancada
que compartía con diversos limícolas





Charrancito común




Un precioso ejemplar de Zampullín Chico o Común (Tachybaptus ruficollis). No pude
resistirme a inmortalizarlo en imagen.



Y los flamencos y garzas fueron los siguientes protagonistas. En la laguna de Riet Vell observamos a placer al bello y elegante Flamenco Común (Phoenicopterus roseus).







Flamencos comunes



Mi garza favorita y a la vez la más amenazada, la Garcilla Cangrejera (Ardeola ralloides), me alegró la mañana en varias ocasiones. Especialmente sensible a la desaparición de su hábitat, los humedales, así como de la contaminación de sus aguas es penoso verla etiquetada como especie en peligro de extinción en el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas. Espero seguir viéndote durante mucho más tiempo, querida amiga, y que me sobrevivas.







Garcillas Cangrejeras



Garceta Común (Egretta garzetta), Garza Real (Ardea cinerea), Garza Imperial (Ardea purpurea) y Morito Común (Plegadis facinellus) cierran este capítulo de aves observadas en esta estival salida por el Delta.



Garceta Común






Garzas Reales








Garzas Imperiales





Morito Común. Esta especie ha cobrado últimamente un protagonismo especial entre los
cultivadores de arroz de la zona como devorador del Caracol Manzana siendo este último
al parecer el principal componente de su dieta por estos lares



En lo que a insectos se refiere en todo el camino me llamó la atención la abundancia de unas libélulas de color rojo intenso o amarillo dorado. Al parecer ambas pueden tratarse de la Sympetrum fonscolombii, especie que se caracteriza por su tolerancia a la sal lo que hace que pueda habitar en cualquier laguna tenga la composición salina que tenga. Es el macho el de color rojo y la hembra la de color dorado.



Macho de Sympetrum fonscolombii



Hembra de Sympetrum fonscolombii



Me comentó hace unos años un buen amigo y extraordinario observador de aves que el Delta del Ebro debería ser lugar de peregrinación al menos una vez al año para todo amante de las aves. Yo probaré ya el año que viene en mayo, que según me comentan es una de las mejores épocas para visitar este extraordinario lugar.

Un saludo



lunes, 8 de agosto de 2016

Observaciones en Castellón y algo de prehistoria levantina

Hola a tod@s :

Soy a día de hoy de los afortunados que al menos una vez al año se marcha fuera de casa con su familia de vacaciones siendo el Mediterraneo la opción por excelencia en las votaciones familiares.

Este año ha tocado Castellón y en concreto Peñíscola. Y entre momentos familiares de playa, piscina, paseos, terrazas, restaurantes etc. etc. pude sacar algún espacio de tiempo propio (aprovechando primeras horas matinales u horas de siesta) para escaparme con prismáticos y cámara en mano a ver que deparaba en aspectos naturales la zona. 

No vamos a negar que es zona mediterránea turística y las urbanizaciones, hoteles y establecimientos cerca de costa afloran por doquier aunque sin llegar a nivel de aberraciones como Salou o Benidorm. Sin embargo la cercanía a esta población a la Sierra de Irta, uno de los parques naturales y espacio protegido de esta provincia, a lo que se suma el pinchazo (espero que definitivo) del "boom" de la construcción hacen que mirando al sureste la zona esté aun bastante naturalizada.

En lo que a tema de aves se refiere las gaviotas eran evidentemente las protagonistas de estos entornos marinos. La Gaviota Reidora (Chroiococephalus ridibundus) era la más abundante en playas, puerto y marjal aledaño a la población.



Dos ejemplares de Gaviota Reidora. El de la parte superior mudando claramente 
a plumaje invernal y el de la parte inferior conservando sus galas estivales.



No vi muchos ejemplares de Gaviota Patiamarilla (Larus michaellis) o Sombría (Larus fuscus). No más de una decena entre ambas especies.



Juvenil de Gaviota Patiamarilla



Después de la Reidora era la Gaviota de Audouin (Ichthyaetus audouinii) la que más observé en la zona, siendo toda una agradable sorpresa ver varios ejemplares de esta gaviota mediterránea considerada una especie vulnerable a escala nacional a pesar de que sus poblaciones han aumentado ligeramente pero con un negro futuro por el agotamiento de los caladeros en los que pesca, por la humanización de sus lugares de anidamiento o por la presión y depredación que otras especies de gaviota, como la Patiamarilla, ejercen sobre esta hermosa especie.









Ejemplares de Gaviota de Audouin



Fuera del ámbito marino el entorno natural formado en su mayoría por matorral mediterráneo y pinares albergaba también diferentes especies de aves que más que verse se oían por lo tupida (gracias a Dios) que estaba la vegetación en la zona.

No es una especie con la que esté muy familiarizado fuera de Cantabria o Castilla-León donde siempre la he observado u oído en bosques de ribera o cercanos a entornos acuáticos u otros bosques caducifolios pero aquí, en los pinares cercanos al mar, me sorprendió gratamente la cantidad de Oropéndolas (Oriolus oriolus) que había formado clanes familiares de parejas con pollos ya desarrollados en vuelo siguiendo a sus figuras paternas. Muy complicadas de observar pero muy activas en su reclamo en las primeras horas del día con los primeros rayos de sol.  



Foto a contra luz de un juvenil o una hembra de Oropéndola ... no llego a distinguirlo bien



También se adivinaba muy abundante la presencia de Curruca Cabecinegra (Sylvia melanocephala), y digo que se adivinaba porque oírla entre los matorrales mucho pero verla fue "harina de otro costal", o sea, en contadísimas ocasiones en vuelo para cambiarse de seto. 

Y en lo que a herpetos se refiere tuve la gran suerte de observar asolándose en una roca cercana al apartamento en el que estábamos un ejemplar de Salamanquesa Común (Tarentola mauritanica), muy de costumbres nocturnas pero a la que pillé con las primeras luces del día.

Punto ... no vi ni un herpeto más en toda mi estancia mediterránea. Quizás sea un poco inútil en estos menesteres.






Salmanquesa Común



Y aunque "relativamente" no tiene que ver con los aspectos faunísticos de la zona una de las mañanas decidimos interiorizar en la provincia de Castellón y nos fuimos a Tirig, una población que alberga uno de los lugares más importantes de pintura rupestre de la Comunidad de Valencia. El lugar es el Barranco de la Valltorta.


Las pinturas del arte rupestre levantino, siguiendo una pauta relativamente semejante al africano, tienen la particularidad de que se ejecutan en paredes de rocas al exterior aunque resguardadas a diferencia del rupestre cantábrico que principalmente se ejecuta en cuevas. Una cosa si tienen en común, la representación de escenas de caza o de la fauna con la que convivían y que nos da una idea de qué especies animales vivían en aquellos tiempos. 



Barranco de la Valltorta y lugar en el que se encuentran las pinturas



Desde que estas fueron descubiertas por un pastor de la zona en los años 20 de siglo pasado las continuas visitas incontroladas por parte de la gente, diversos actos vandálicos y la tardanza por parte de las administraciones de proceder a la protección del lugar han hecho que por desgracia estas pinturas se encuentren a día de hoy bastante deterioradas si bien afortunadamente en su centro de interpretación hay una representación de lo que fueron. La principal es una escena de caza en la que varios arqueros alineados disparan sus flechas contra un grupo de Ciervos de la época; también aparece la imagen de un Uro, un bóvido salvaje que habitó también esas tierras en aquella época.

No se sabe a ciencia cierta el motivo de estas pinturas plasmadas en estas paredes calizas entre el 10.000 y el 7.500 A.C. Unos dicen que eran ejecutadas por los chamanes de las tribus invocando a los espíritus de la Naturaleza para que las jornadas de caza fuesen propicias ... otros dicen que representaban planificaciones de caza para llevar a cabo por los cazadores.

Sea lo que sea es muy difícil no evadirte mentalmente a esas épocas en las que Uros, Caballos, Ciervos, Jabalíes, Cabras Montesas, .., etc etc campaban por espacios de Naturaleza pura donde el hombre estaba integrado como uno más dentro del círculo de la vida y de la muerte.




Escena de caza de la Valltorta.
¿No os viene a la memoria a los que hicimos la EGB esta escena en nuestros 
libros de Historia? 




Dos cazadores con arcos corriendo tras las presas, otra de las representaciones
de las pinturas rupestres de la Valltorta




Reconstrucción de un Uro Euroasiático a partir de unos huesos encontrados en la zona.
El Uro Euroasiático  fue un bóvido salvaje que vivió en las zonas boscosas de
Europa hasta que en año 1627 cuando el último ejemplar existente
murió en Polonia. En la Península Ibérica perduró posiblemente hasta la Alta Edad media.
Impresionante bóvido que podía llegar a tener hasta dos metros de alza. 



Amanecer en Peñíscola



Un saludo a tod@s y gracias por seguir mi blog


viernes, 5 de agosto de 2016

Crónicas de la Bahía de Santander : Comienzos del paso post nupcial

Hola a tod@s :


Como afortunadamente viene siendo habitual por estas fechas el paso postnupcial de aves ha comenzado. Los primeros limícolas que vienen desde el norte de Europa principalmente ya se dejan ver por las marismas y espacios intermareales haciendo las delicias de los observadores y fotógrafos de Naturaleza.

El pasado día 3 de Agosto anduve por La Junquera (Pedreña-Bahía de Cudeyo) en las primeras horas de la mañana coincidiendo con el inicio de la bajamar, donde diferentes especies se van reuniendo en los primeros espacios de lodos y arenales que el mar deja al descubierto.

Si bien no en gran número grupos combinados de Chorlitejo Grande (Charadrius hiaticula) y Correlimos Común (Calidris alpina) comenzaban a alimentarse frenéticamente. De ambas especies se podían ver adultos y juveniles mezclados.









Adultos y juveniles de Correlimos Común. Se distinguen los primeros por la mancha negra
en la zona ventral; los juveniles presentan la zona pectoral y ventral moteados.



Correlimos Comunes en vuelo. Cuatro adultos y un juvenil (ante-último)







Juveniles de Chorlitejo Grande



Huellas de limícolas en el lodo. Característicos tres dedos y uña muy marcados



Un grupo de unas seis Gaviotas Cabecinegras (Larus melanocephalus) se movían también por el intermareal. Algunas de ellas presentaban en su tibia izquierda una anilla verde con numeración blanca, indicativo de que estos ejemplares han sido anillados en Francia por  Camille Duponcheel.





La Cabecinegra de la derecha presentaba en la anilla la numeración RU04. He enviado
los datos a Camille Duponcheel solicitando información de ésta.



Las dos especies de charrán más habituales de esta zona, el Charrán Patinegro (Sterna Sandvicensis) y Charrán Común (Sterna hirundo); adultos y juveniles se encontraban junto a gaviotas y limícolas. En ambas especies los segundos reclamaban continuamente pitanza a sus padres.
Este mes es el idóneo para ver a ambas especies de charrán juntos en la bahía. Los comunes, después de haber criado, se irán en breve y los patinegros llegan a pasar el otoño-invierno ocupando el espacio que dejan los primeros



Adultos y juvenil de Charrán Patinegro




Juvenil (foto superior) y adulto (foto inferior) de Charrán Patinegro en misma pose



Adulto y juvenil de Charrán Común



Y para terminar anotar también la presencia de dos ejemplares de Gavión Atlántico (Larus marinus), el más grande de nuestros láridos.






Mientras caminaba por el intermareal también estuve a la búsqueda de los diferentes "rastros" que muestran la presencia de diversos poliquetos, moluscos y crustáceos en los lodos y arenales. La verdad es que poco (más bien nada) encontré de muchos de ellos que allá por mi época de pescador hace unos 40 años abundaban relativamente ... se ve la explotación de los recursos en el tiempo. Si encontré gran abundancia de una especie de gusano marismeño que deja una especie de "fideos" arenosos sobre el lodo, en concreto se trata del Gusano Tritón o como se le conoce en Cantabria, el Coco (Arenícola marina), una especie muy apreciada por los pescadores de caña muy complicado y trabajoso de coger ... quizás por eso es aun a día de hoy relativamente abundante. Recordemos que este gusano marino y otros existentes son recurso alimenticio primordial de estas limícolas y demás aves marinas que frecuentan nuestros intermareales.  



Rastro de Coco e imagen de un ejemplar


Empieza lo bueno. A disfrutar del pajareo

Un saludo y gracias por seguir mi blog