viernes, 24 de junio de 2016

Generación del "test de la rana"

Hola a tod@s :
 
 
Me encontraba yo hace unas semanas sentado junto a una charca muy cercana al río Pisuerga a su paso por Aguilar de Campóo (Palencia) repletito de ejemplares de Rana Verde (Pelophylax perezi), escuchado y observando el concierto de croares de los machos intentando atraer a las hembras así como alguna que otra cópula que iniciaba el ciclo de la vida y de la pervivencia de la especie (siempre y cuando los humanos las dejemos, tanto a esta como al resto de los seres vivos del mundo mundial) cuando me vino a la cabeza la utilización de estos seres para probar el embarazo de las mujeres en épocas ya pretéritas pero en cuyas generaciones me encuentro.

 
 
 








Buen "elenco" de Ranas Verdes en la charca de Aguilar.



Y es que la "prueba de la rana" nace allá por los años 30 de la mano de los investigadores sudafricanos   Lancelot Hogben, Zwarenstein y Shapiro consistiendo en la inoculación bajo la piel de uno de estos batracios de la orina de una mujer.
 
La orina de una mujer embarazada contiene la hormona GHC (Gonadotropina Coriónica Humana) y si en dicha orina inyectada había suficiente cantidad de esta hormona 24 horas después de habérsela inoculado la rana comenzaba a desovar; si la rana no desovaba se consideraba que no había suficiente hormona GHC en la orina por lo cual la paciente no estaba embarazada.
 
Curioso y al parecer infalible, esta prueba se llevó a cabo en las mujeres embarazadas hasta los años 70. A día de hoy esta prueba pervive aun en las zonas más deprimidas de Latinoamérica quizás por lo económica que es para esta gente.
 
Desconozco si nuestras ranas europeas fueron víctimas de estas pruebas. Lo que si es seguro es que la Rana Africana de Uñas (Xenopus laevi) fue la principal "víctima" de este modalidad de test, ya que fue la especie con la que los investigadores sudafricanos anteriormente mencionados llevaron a cabo sus investigaciones y durante decenios ejemplares de esta rana fueron exportados a América y Europa para tal fin.
 
Y como suele ocurrir la introducción de especies alóctonas casi siempre suelen alterar el equilibrio ecológico de los lugares. Al parecer con la llegada de esta rana también llego el Batrachochytrium dendrobatidis, un hongo causante de una enfermedad infecciosa en los anfibios, la Chytridiomycosis, al parecer culpable del catastrófico declive de las poblaciones de éstos en las Américas y Australia no existiendo a día de hoy un remedio para paliar o erradicar dicha enfermedad.
 
Tampoco nuestro continente se libra de esta enfermedad. Se comenta (está aun por ver) que el primer caso europeo se detectó en los años 90 en la Sierra de Peñalara de Madrid acabando con la vida de miles de Sapos Parteros (Alytes obstreticans) y desde entonces hay una lucha sin cuartel contra este mal que azota las poblaciones de anfibios de las zonas más cálidas del planeta entre las que se encuentra nuestro país. 
 
Pero volviendo a los test de embarazo no solo las ranas han sido las víctimas de tales prácticas. Aves y ratones también pasaron por inoculaciones varias en diferentes investigaciones, e incluso en Argentina un médico endocrino llamado Carlos Galli Mainini desarrolló por los años 40 del pasado siglo un método de test semejante a la prueba de la rana pero con sapos Rhinella arenarum (el Sapo Argentino o Grande) inyectando la orina de la paciente en un saco linfático que este anfibio tiene en el dorso que hacía que al cabo de tres horas aproximadamente este sapo eyaculara por la presencia de la hormona GHC.  
 
En fin, que por suerte para las ranas apareció el Predictor y sus diferentes líneas posteriores pero por los años que tengo (generación de 1965) soy del la "generación de la prueba de la rana".

Un saludo a tod@s y gracias por seguir mi blog
 
 
 

lunes, 13 de junio de 2016

Recorriendo tierras castellano-leonesas : El Cañón de la Horadada


Hola a tod@s :

Si bien compromisos familiares y laborales no me están dejando salir todo lo que quisiera y ante la ya empobrecida y paupérrima fauna que va quedando en nuestra zona costera y semi-interior (las que más cerca me quedan de donde vivo) entre otras cosas gracias a las "magníficas" actuaciones forestales y agropecuarias que en este espacio se han venido aplicando durante muchísimos años (y que a día de hoy continúan incluso peor, con el beneplácito de nuestras apoltronadas autoridades) hay que desplazarse unos cuantos kilómetros hacia el interior para poder disfrutar algo en lugares donde estas actuaciones no son tan salvajes o no se han producido, cosa para lo cual necesitas tiempo.

Este junio y en la medida que pueda tengo como meta conocer un poco mejor unos lugares más que interesantes en el aspecto ecológico que podemos encontrar en el norte de Palencia y Burgos, unos "ecosistemas de transición", unas franjas territoriales que discurren entre los ecosistemas atlántico y mediterráneo y que albergan especies de ambos ... lugares con una Naturaleza aun rica y agreste.

El pasado domingo día 5 de Junio di el salto a uno de estos lugares, recomendado por el joven Alberto Benito (Pajareado por Cantabria) : El Cañón de la Horadada.  

Esta zona junto con Las Tuerces forman un conjunto karstico de piedra caliza conocido como Monumento Natural de las Tuerces.  

La ruta parte de la población palentina de Mave, donde llegué a primera hora de la mañana.     



Fui bien recibido por un Colirrojo Tizón ...



... y también por una Cigüeña que no paraba de crotorar.



Y este amigo no tan amigo de alguno de los anteriores anfitriones también me recibió



Bien señalizado en el inicio los primeros momentos de la ruta discurren por un camino entre chopos, robles, sauces, saúcos y otras especies arbóreas y arbustivas donde Mosquitero Papialbo (Phyllosocpus bonelli), Mosquitero Ibérico (Phylloscopus ibericus), Pinzón Vulgar (Fringilla coelebs), Zorzal Común (Turdus philomelos), Verdecillo (Serinus serinus), Agateador Común (Certhia brachydactyla) y Reyezuelo Listado (Regulus ignicapilla) entre otros llenaban el ambiente de sonidos y reclamos ... Oírlos si, verlos complicado pues la arboleda ya formaba un tupido manto que hace muy difícil su localización.



Inicios de la ruta.



Mientra caminas queda a la derecha el Río Pisuerga que discurre por la garganta que forma la otra parte de La Horadada donde se encuentra el Monte Cildá , lugar que alberga un castro de los antiguos cántabros (posiblemente se tratara de la ciudad de Vellica) y en el que transcurrió una de las principales batallas de las Guerras Cántabras contra los romanos siendo finalmente conquistada por éstos últimos y fortificada por su valor estratégico.





La otra orilla del Pisuerga, Monte Cildá


El camino termina en la Central Hidroélectrica de La Horadada y a su finalización parte una estrecha senda cuyos inicios son una cueva excavada en la roca conocida como La Horadada o Cueva del Gitano las cual se atraviesa y continuando dicha senda se llega a lo alto de esta zona donde una meseta caliza tapizada principalmente de Brezo de flor amarilla se abre frente a nosotros mostrando un paraje de extraordinaria belleza con la Mesa de las Tuerces y sus caprichosas formas rocosas a un lado y Monte Cildá al otro.



La Cueva del Gitano




A la salida de la cueva y continuando por la senda se abre ante nosotros una meseta tapizada
de flores y arbustos donde el Brezo de flor amarilla predomina sobre las demás especies .



La senda discurre casi pegada al cortante, las vistas extraordinarias. Apenas hay árboles ... tan solo alguna Encina y algún floreado Serbal de los Cazadores.



Vistas de Monte Cildá



Ante la gran cantidad de flores que hay en el lugar las mariposas también están presentes en considerable número. Pero apenas puedo distinguirlas porque no se posan en las flores a libar ... algunas Medioluto, Auroras, Limoneras .... Una Chupaleche (Iphiclides feistamelii) libando las flores de una Viborera me brinda un buen momento.



                                                                      Chupaleche



Una Lagartija Parda (Podarcis liolepis) fue el único representante herpeto que se cruzó en mi camino, aunque por las características del territorio seguro que más especies lo habitan.





Lagartija Parda



Buitre Leonado (Gyps fulvus), Alimoche (Neophron percnopterus), Avión Roquero (Ptyonoprogne rupestris), Vencejo Común (Apus apus), Vencejo Real (Tachymarptis melba), Grajilla (Corvus monedula) y Chova Piquirroja (Pyrrhocorax phyrrocorax) aprovechan los cortantes para establecer sus cuarteles de anidamiento.
Tarabilla Común (Saxicola torquata), Alondra Común (Alauda arvensis), Bisbita Campestre (Anthus campestris) y Carbonero Común (Parus major) se dejan ver y oír en el páramo que recorro.



Avión Roquero



Buitre Leonado




Chova Piquirroja



Un grupo de Grajillas se acicala el plumaje en un chopo a orillas del Río Pisuerga



Macho de Tarabilla Común, la especie de la que más individuos encontré por el camino



Bisbita Campestre. Curioso comportamiento el de este individuo que salió a la senda
y manteniendo una prudencial distancia conmigo peonaba que daba gusto, imagino que
alejándome de su lugar de anidamiento. 




Lechetrezna Común o Tártago Mayor. Cuidadin con la savia de esta
planta, una especie de látex muy tóxico.



Jaguarcillo (Halimium umbetallum)



Diente de León. Incontables propiedades medicinales la que tiene
esta planta (propiedades hepáticas, dermatológicas, oculares, endocrinas ....) 




Rosa Canina, también llamado Rosal Silvestre o Escaramujo. Varias matas a lo
largo del camino pero de muy pequeño tamaño aun.




Lino Azul




Anthyllis vulneraria. Muy usada por los pastores para cicatrización de
heridas propias o del ganado. También tiene propiedades laxantes.



Viborera. Tóxica si se consume vía oral pero
muy útil en cataplasmas para curación de forúnculos
(flor)



A lo largo del sendero encontré algunos rastros de Zorro (Vulpes vulpes), en concreto heces muy "lavadas" (desgastadas). En la que mejor encontré pude observar que su causante dio buena cuenta de insectos coleópteros y algún fruto o semilla que no pude adivinar.






La senda continúa hasta la población de Villaescusa de las Torres desde donde se puede acceder a la Mesa de Las Tuerces, aunque por tiempo yo me quede a un poco más de medio camino.
 
Buena salida para despertar la memoria de algunas cosas que ya tenía un poco olvidadas como en lo que a cuestión de plantas, mariposas y reclamos hace referencia.
 
Un saludo y gracias por seguir mi blog


viernes, 3 de junio de 2016

Recorriendo tierras castellano-leonesas : Cernícalos

Hola a tod@s :

En mis salidas estivales por tierras castellano-leonesas, más en concreto por la Tierra de Campos palentina, es el Cernícalo Primilla (Falco naumanni) una de las especies que busco por excelencia por estos lares. Son muchas las horas que me he tirado cerca de iglesias, ermitas y construcciones derruidas observando los quehaceres de este falcónido cada vez más complicado de ver por su paulatino declive poblacional. 

En esta comarca, como en muchas otras de nuestra geografía, las poblaciones del Primilla se solapan con las de su primo hermano el Cernícalo Vulgar (Falco tinnunculus) y en ocasiones se me plantea la duda sobre la especie que estoy observando en un momento determinado. Una de las características que diferencia ambas especies es el menor tamaño del Primilla aunque a mi parecer es algo bastante difícil de diferenciar, por lo que particularmente me baso para distinguir una u otra especie en algún aspecto de su comportamiento, ¡¡ojo!!, sin que sea una generalización o conductas frecuentes ambas dado que perfectamente, aunque en ocasiones contadas, estos argumentos no se cumplen.

Un ejemplo podría ser la pauta de caza que siguen ambas especies. 
El Primilla suele cazar volando en grupo ciclando en una área determinada en un comportamiento que recuerda un poco a las golondrinas y aviones mezclándose incluso con estas especies a la búsqueda de su principal base alimenticia respecto al vulgar... los insectos de tamaño grande. 
El Vulgar es cazador solitario, en un vuelo más pausado con desplazamientos más rectilíneos efectuando numerosas paradas cerniéndose en el aire (comportamiento que también podemos ver en otras rapaces como el Busardo Ratonero o Aguila Culebrera) para escudriñar el terreno sobre el que se mueve a la búsqueda de una presa (principalmente micromamíferos o pequeñas aves), pauta que casi nunca efectúa el Primilla que tan solo se suspende en el aire en contadísimas ocasiones y principalmente cuando una amenaza se produce, por ejemplo un peligro en su zona de anidamiento. 

Otro aspecto en el que me suelo fijar es el comportamiento colonial del Primilla y territorial o semiterritorial del Vulgar así como en las zonas de anidamiento que escogen para sacar adelante a sus nidadas.
El Primilla gusta de ocupar zonas urbanas para sacar adelante a sus proles aprovechando varias parejas un mismo edificio, muro o construcción formando colonias.
El Vulgar prefiere zonas campestres escogiendo edificios aislados o cortantes naturales para anidar habitualmente en un territorio no frecuentado por otras parejas.
En muy contadas ocasiones alguna de estas pautas pueden romperse : la continua merma de las colonias de Primilla hace que en ocasiones una sola pareja anide donde antaño había numerosas y en esta nuestra península a veces el Vulgar forma colonias de anidamiento ... pero como indico, son muy contadas las ocasiones.

En cuanto a los rasgos en plumaje y otros aspectos distintivos determinados algún punto en el que nos fijemos pueden ayudarnos a distinguir a ambas especies.
Una de las pautas que más se sigue es aprovechar cuando está posado para ver el color de sus uñas, siendo este quizás el principal y más claro criterio visual para distinguir ambas especies. En el Primilla estas uñas son de un color blancuzco mientras que en el Vulgar son oscuras tirando a negras.
En lo que al plumaje se refiere los machos presentan algunas diferencia visibles entre ambas especies. La principal quizás sea total ausencia de manchas en toda la zona dorsal o manto en el macho de Primilla respecto al intenso manchado-moteado que el macho del Vulgar presenta en dicha zona.





Machos de Cernícalo Primilla


Y siguiendo con los machos si nos fijamos en las plumas cobertoras están presentan un tono azulado en el Primilla (distinguible incluso en vuelo) respecto a la ausencia de dicho color en las cobertoras del Vulgar



Macho de Primilla. Perfectamente distinguible la ausencia de barrado en su manto
así como el color azulado de sus cobertoras  



El moteado de la zona pectoral también es otra reseña para diferenciar. Más denso en el Vulgar y más tenue y diseminado en el Primilla



Moteado pectoral-ventral en un macho en vuelo



Macho en vuelo. Color azulado en las cobertoras



En cuanto a las hembras, la cosa me cuesta más.

Uno de los puntos en los que me fijo es en el color de la bigotera, muy marcada en las hembras de Vulgar y más difusa en las de Primilla que la da una especie de color blanco en la faz así como una barra oscura bastante definida que va del ojo a la nuca en la hembra del Vulgar siendo ausente dicha barra en la hembra del Primilla.
Ambas especies muestran barrados en su zona dorsal y moteados en su zona pectoral-ventral siendo, quizás, más difuminado en las hembras de Primilla.
Poco o nada más puedo anotar de las hembras de ambas especies




Hembras de Cernícalo Primilla, una en Villamartín de Campos (Palencia) y
otra en Frechilla (Palencia)



Puede que haya otros aspectos que diferencien ambas especies que yo desconozco y si entramos ya en plumajes de transición y demás mis conocimientos no llegan a tanto. Por ello invito a gente mucho más avezada y con muchos más conocimientos que yo a que en "comentarios y respuestas" de esta entrada detallen puntos que no hayan sido anotados o compartan sus conocimientos que desde luego serán de gran ayuda para todos y yo al menos les quedaré muy agradecido.
Un saludo y gracias por seguir mi blog.