Fin de semana en León

Llega el buen tiempo. En estas fechas primaverales las tierras de Castilla-León albergan bastantes especies que los que vivimos en el norte no podemos observar en nuestra región, al menos en la zona más septentrional.

Este fin de semana aproveche para ir a León a visitar a unos amigos y la verdad es que disfruté de unos paseos muy interesantes en cuestión de observaciones a pesar de que cometí el gran error de no ir con los prismáticos y el telescopio, error que no creo que se repita.

Las primeras alegrías, podríamos decir, ya las tuve en carretera camino de esta ciudad y más en concreto en los páramos que discurren entre Osorno y León.

Las observaciones en este trayecto de Aguilucho Pálido y Aguilucho Cenizo fueron continuas y muy numerosas. Daba gusto verlos planear por encima o a los costados de la autovía a escasísima altura tal y como hacen los milanos en nuestra región, imagino que en busca de piezas atropelladas o heridas. También alguna Cogujada Común se dejaba ver a la orilla de la carretera con el mismo fin, a la búsqueda de insectos atropellados. Un par de Milanos Negros y un Aguila Calzada en fase clara fueron el resto de los avistamientos más interesantes del trayecto.

En la ciudad de León me ha llamado la atención la gran cantidad de Verdecillos y Colirrojos Tizones que había. Cualquier árbol o arbusto en los jardines e incluso antenas de televisión servían de posadero a los primeros para emitir su desgarbado pero bonito canto.




Verdecillo cantando


Los “chisporroteos” de los segundos también se oían mucho, sobre todos en las zonas de edificios del casco histórico de la ciudad o en los pocos muros de adobe que quedan de pie en contadas zonas de la periferia donde algunas casas con ganado “aguantan” el empuje urbanístico.

Varias Cigüeñas tenían su nido instalado en las iglesias o monumentos de la urbe, pero los nidos ya no son tantos como cuando hace trece años venía a esta ciudad. Quizás las “exigencias” urbanas han hecho que se retiren muchos de ellos … quien sabe. También se veían numerosos Vencejos y alguna Grajilla sobrevolando las torres de la Catedral o picoteando en las rotondas y jardines.



Nido de Cigüeña en un pilar situado en la zona antigua de la ciudad



En la ciudad pude ver alguna Paloma Torcaz entre lo más frondoso de los árboles


Hay una zona a las afueras de León llamada La Candamia donde se alternan pastizales en los que vacas y ovejas pastan con zonas verdes en las que la gente disfruta de la naturaleza andando, en bicicleta o practicando algún deporte. El río Torío transcurre por el lugar y numerosos chopos, álamos y demás árboles y arbustos de menor porte forman un bonito bosque de galería. Es una zona perfecta para practicar por estas fechas la observación de aves.

Mirlos, Verdecillos, Currucas Capirotadas, Jilgueros, Zorzales Comunes, Cucos, Ruiseñores Bastardos, Carriceros Comunes, Verderones…., llenan con sus cantos el lugar.






Mirlo cantando en uno de los árboles de la zona

Mientras paseaba acercándome a los pastizales me dejó asombrado el canto de dos Ruiseñores Comunes en un zarzal y a los cuales pude observar por primera vez en mi vida. Doy toda la razón a los que dicen que este ave tiene el canto más bonito de todas.





Los dos Ruiseñores Comunes

Mientras disfrutaba de estos cantos un Pico Picapinos pasó volando como una flecha muy cerca de donde estaba y dos Pitos Verdes “relinchaban” en una chopera cercana.

En un regato cercano una Rata de Agua nadaba a toda velocidad asustada por mi presencia y se escondía entre la maraña de zarzas y arbustos que había en la orilla.



Rata de Agua


En un prado del lugar que estaba inundado en varios puntos se concentraban al menos 15 Cigüeñas así como varias Urracas, Grajas, Grajillas y Golondrinas. También en árboles aledaños había varias Cigüeñas más crotoreando o en sus nidos.

















Varias fotos de Cigüeñas y Golondrina posada en un cable


Estas últimas observaciones las hice bajo un árbol en el que dos Mosquiteros saltaban de rama en rama. No he sabido distinguir bien a que especie pertenecían, pero muy posiblemente se tratara de Mosquitero Musical o Ibérico.

Comentarios

  1. Hola Javi,esa rata de agua da fé de la limpieza del regacho..¡qué suerte! Lo de los prismáticos solo tiene perdón la primera vez eh?!Juas! juas!
    Que siga bueno!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Buitres y "lobos" en Campoo

Donde ver aves en la Bahía de Santander

Marismas de Santoña en un invierno "cálido"